Una promesa en el fin del mundo (Sarah Lark)

En plena guerra mundial y después de sobrevivir en las duras condiciones de Vorkutá (Siberia), dos hermanas huérfanas polacas, Helena y Luzyna malviven en un campo de refugiados en Irán.  La noticia de que Nueva Zelanda va a acoger a 700 refugiados polacos llena de esperanza a Helena que quiere una vida mejor para su hermana pequeña y se hace ilusiones respecto a su futuro.

Sin embargo al tener 19 años, Helena no podrá viajar con otros huérfanos, pues supera la edad para ser elegida. No obstante cuando llega el día de partir, Luzyna no se presenta y Helena se hace pasar por ella abandonándola y marchandose con los demás huérfanos.

El viaje de Helena es de todo menos bonito, se siente culpable por haber abandonado a su hermana y algo le sucede durante la travesía que la traumatiza. Hay que ver lo que hace sufrir Sarah Lark a las mujeres en sus libros. Ya imagináis por dónde van los tiros.

Nuestro protagonista masculino es James McKenzie, el nieto de Gwyneira y sí, se llama igual que su abuelo. Es un piloto que vuelve a casa después de servir en la segunda guerra mundial.

Y bueno Helena no lo pasa muy bien al principio en Nueva Zelanda, cómo consecuencia de algo que le pasa durante el viaje, decide marcharse de dónde están los huérfanos polacos. Conoce a James, se enamoran pero Helena se pasa casi todo el libro pensando que él no la quiere y quiere a otra. La otra parte del libro se la pasa sintiéndose culpable por abandonar a su hermana… 

Bueno, sabéis que siempre suelo ser bastante positiva con estos libros y que me han gustado bastante todos los que había leído de Sarah Lark hasta ahora. Pues os voy a ser sincera…

ESTE NO ME HA GUSTADO.

Que se le va a hacer, no tienen porque gustarme todos por mucho que me guste la autora y os soy sincera.

Me ha parecido muy corto, cómo que le faltaba algo y todo pasaba muy rápido. Casi todo el libro me ha parecido incluso cursi (y eso que aunque no me gusta lo cursi en exceso, no me importa leer de vez en cuando y sé que en estos libros hay algunos momentos así). La segunda guerra mundial (que me llamó la atención cuando leí la sinopsis) sale de pasada y casi todo el libro es Helena sintiéndose mal.

Los personajes los vi un poco planos y no sentía que lo que me estaban contando me aportase nada.  Lo más interesante que pasa en el libro es al principio cuando ella se hace pasar por su hermana hasta que conoce a James y el parto, aunque me dio risa la escena del parto porque era toda dramática y de repente nace el bebé. Pero me refiero todo super rápido que me hizo gracia como está explicado.  

Y me he pasado todo el libro esperando un reencuentro entre las dos hermanas y drama del bueno y nada. Contratan un detective y resulta que la hermana se volvió a Polonia con el novio y ya. Pues vale.

Eso sí, puedo decir a su favor que se nota que ha querido hacernos felices a sus lectores nombrando a muchos personajes de la nube blanca.

Pero lo mejor fue sin duda que hubiese una chica llamada Moana y fuese hija de un ariki (el jefe de la tribu, aunque creo que no es la traducción literal pero me entendéis).  Por supuesto me la imaginé así:

Y no puedo parar de pensar en que sea un guiño, aunque en realidad no lo sea.