Tres días de agosto (Jordi Sierra i Fabra)

9788401016875

Aquí estamos para hablar del séptimo caso del ex inspector Miquel Mascarell. Sí, porque ya llevamos siete libros de esta saga. Menos mal que se leen muy rápido y son amenos.

spoilers

El cartelito más cutre de la historia de los carteles.

Ahora estamos en agosto de 1950 (qué observadora, el título lo dice… seguro no te lo has leído), Miquel y su joven esposa Patro se disponen a pasar un día en la playa.

Pero las cosas enseguida se ponen feas cuando dos hombres secuestran a Patro y dejan una carta a Miquel. En dicha carta los secuestradores le piden a Miquel que resuelva un caso que él estaba investigando en 1938 y que tuvo que abandonar y dejar en las manos de un compañero al sufrir una apendicitis. Se trata del caso de Indalencio Martínez, soldado que fue asesinado durante los terribles bombardeos que sufrió Barcelona en la guerra civil. Mientras el joven intentaba ayudar a rescatar gente entre los escombros después de uno de los bombardeos más sangrientos, alguien le tiró una pedrada en la cabeza por la espalda, aprovechó toda la confusión y mientras Indalencio se encontraba inconsciente, le ahogó hasta matarlo.

La policía detuvo a uno de sus amigos y el chico, quién sufría de corazón, murió durante los interrogatorios, con lo cuál y bajo la presión del padre de Indalencio, dieron el caso por cerrado. En la carta se informa a Miquel que tiene tres días para resolver el caso que dejó a medias  o no volverá a ver a su mujer.

Ya tenemos a Miquel Mascarell recorriendo Barcelona en taxi y haciendo preguntas por aquí y por allá.

Lo que más me ha gustado es reconstruir e imaginar la etapa en la que todos los implicados eran jóvenes y cómo la guerra les cambió a todos. Vamos el contexto histórico de toda la vida. Lo de la investigación también claro pero eso ya es obvio en esta saga.

Sospeché de un par o tres de personajes y uno de ellos era quién de verdad lo orquestó todo, no sé, creo que es la primera vez que acierto en este tipo de libros, aunque sea con otras dos opciones.

Al final del libro Jordi nos cuenta que siempre quiso rendir un homenaje a las víctimas de los bombarderos de marzo de 1938 en Barcelona, aunque sea con el transfondo de la novela policiaca. En el libro se hace especial mención a la bomba que cayó el 17 de marzo en el cruce de la Gran Vía con la calle Balmes, cerca del cine Coliseum, la cuál impactó sobre un camión de dinamita con soldados republicanos y provocó una explosión que los efectos fuesen mucho más devastadores y letales.

Si os gustan las novelas policíacas y además queréis una lectura amena, os recomiendo este libro, así cómo los otros seis de la saga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: