El sinsentido del amor (Javier Ruescas)

9788490434345

Lana, nuestra protagonista, vive en una urbanización llamada ‘Lagos de Oná’, dónde existe un club con piscina y pistas para hacer diversos deportes y actividades durante el verano, cuyo padre es propietario.

Convencida por su amigo, un blogger anónimo muy popular en internet que busca cazar historias, Lana va a una fiesta dónde conoce a un chico con el que pasa un rato charlando de arte, puesto que a ella le encanta dibujar. Pero después es testigo de la infidelidad que le hacen a la anfitriona de la fiesta. El novio resulta ser el mismo chico que a ella conoció en la fiesta y es un rompecorazones.

Los acontecimientos se precipitan cuando Lana se entera que su mejor amiga conoció a un chico esa misma noche del que se ha quedado totalmente prendada y con el que está saliendo.

La historia es bastante predecible o al menos lo es el final. Me esperaba otro giro de los acontecimientos y casi durante todo el libro me caía mal Jacobo, aunque luego al final me empezó a caer mejor. Pero es lo que suele pasar con estos libros.

Había partes que se me hicieron un tanto forzadas, sobretodo la de la antagonista.

Aún así no me ha desagradado, es ameno y fácil de leer y se agradece que no está plagado de cursilerías que suelen aparecer en libros juveniles. Al contrario, es un amor creíble, que se empieza a conocer y enamorar gracias a que tienen en común su pasión por el dibujo. La verdad es que esperaba que fuese más malillo y se deja leer, la manera de escribir de Ruescas me ha gustado, me gustaría leer algo de él que fuese de otro estilo.

Por otro lado una de las cosas que más me han gustado (y en la que estaba más interesada) son las dudas y miedos de Lana al tener que entrar en una universidad a hacer una carrera que no quiere estudiar, puesto que ella quiere dedicarse a dibujar y tiene miedo de decírselo a sus padres.

Me quedo con esta frase:

Pienso que el arte merece ser compartido y llegar a otros. Crecer en cada interpretación, tener una forma distinta según quién lo mire.
[…] Y también pienso que los pintores o los músicos o los escritores solo somos instrumentos para que se haga realidad, y no deberíamos ser más importantes que el lápiz que utilizamos, el micrófono que nos graba o el piano que tocamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: