La infame escalera (escrito)

El desdichado empieza a subir los escalones de nuevo, es la sexta vez ese día y el gran bloque de granito parece pesar el doble que las veces anteriores.  ¿Cuánto pesa? ¿Veinte kilos? ¿Treinta?  Le duelen todos los músculos del cuerpo y está extenuado pero empieza a subir la infame escalera de manera automática. No debe llamar la atención y tiene que seguir aparentando que tiene la fuerza que perdió hace tiempo. Pararse un segundo a recuperar el aire es fatal. Junto a él, miles de otros prisioneros, sufren el mismo cruel destino. Piernas esqueléticas que soportan el resto del cuerpo, antes robusto y atlético, ahora piel y huesos.

Es importante seguir el mismo ritmo, mantenerse mirando al frente y compenetrado con el compañero de delante. Ya no hace caso a los ladridos de los perros, ni a los bastonazos de los kapos.  El dolor no es nuevo, el olor a muerte lo impregna todo y él sabe que quizá este día su suerte se haya acabado. Y quizá lo prefiera así, él no está contento con la suerte que le ha acompañado desde aquella lejana batalla en el Ebro, dónde resultó herido y milagrosamente salvó la vida.  Luego vino el duro exilio, dónde las playas de Francia no le recibieron con los brazos abiertos, dónde pensó que había visto el peor lado del ser humano al ver a las madres ahogar a sus bebés porque no podían alimentarlos.

Pero se equivocaba.

Cuando se unió para luchar contra los nazis, se sentía contento de haber sobrevivido, de poder vivir un día más y hacerlo por obtener la libertad que en España había perdido. Entonces le atraparon y se percató de que el demonio existe realmente.

No, está enfadado con la suerte y no la quiere de su lado.

En lo más hondo de su corazón él quiere seguir viviendo, quiere seguir luchando contra el fascismo y quiere creer que un día todo acabará y esto será un mal sueño.  Quiere pensar en su Carmen de la que se separó hace lo que parece una eternidad y del pequeño Marcelino. No logra recordar sus rostros, ni el tacto de su piel.

Otro escalón, el hambre le incordia de nuevo y siente que va a desmayarse. Es un milagro que todavía sujete la pesada roca sobre su espalda. Sabe que por muchas fantasías que todavía pueda albergar en su cabeza, la única forma de salir de allí es siendo otro paracaidista más para volar después en forma de humo por la chimenea.

Él nunca creyó en Dios pero si realmente existe, quiere obligarlo a dirigir su vista a esa escalera, a que vea lo que allí está ocurriendo y haga algo para detenerlo.

Pero sabe que nadie va a venir, nadie va a rescatarlo. No van a quedar testigos y nadie va a saber jamás el horror que allí viven millones de personas. Entonces, ¿Por qué sigue vivo?

Se produce un alboroto, los verdugos, con sus uniformes impolutos y su refinado aspecto, ríen a carcajadas mientras se oye el conocido sonido de algo chocar contra el suelo desde una gran altura. Él no mira, tan solo atisbar de reojo sería su sentencia de muerte. Pero sabe que un nuevo paracaidista ha sucumbido al abismo.

Sería tan fácil dejarse caer, tumbarse para no  tener que levantarse más… Morir puede ser un consuelo y no es la primera vez que esa idea acude a su mente. Pero no lo hará, no quiere darles esa satisfacción.

Él sigue vivo. Y sigue ahí no por su odiada suerte ni porque sea mejor que otros. Él no es mejor que aquella niña pequeña que vio partir junto a su madre, directa a una muerta segura en las cámaras de gas sin ni siquiera saberlo. Él no es mejor que aquel camarada que decidió tirarse a la valla electrificada  Todavía puede ver el color del cielo, puede sentir el frío y no se ha abandonado.

Sigue ahí,  ha podido volver a subir esa escalera de 186 escalones y tiene que seguir vivo para ver el final de la guerra, sea cuál sea. Tiene que sobrevivir para que quede un testigo de lo que allí acontece.  Tendrán que coserle a balazos para acabar con él.

Las piernas apenas le sostienen cuando por fin llega al añorado último escalón.  Y entonces susurra, intentando convencerse a sí mismo:

Una victoria más.

Escrito que escribí hace un par de meses basado en la escalera del campo de concentración de Mauthausen y en lo que he leído sobre el tema.

Os dejo también aquí un vídeo de la escalera para que os hagáis una idea de lo que tenían que subir. Ahora imaginad que la subís en las condiciones que lo hicieron los presos. Horrible.

Y ahora una encuestita (dudo mucho que haya muchos votos pero bueno…). Es que tengo escritos guardados y escribo muchos pero en internet publico muy pocos, de hecho en el blog solamente hay dos o tres… Así que haya va.

 

Y otra cosa… ¿Sabéis que me gustaría también? Que la gente me mandase ideas sobre lo que escribir o me dijese cosas sobre las que les gustaría que escribiese. Esto no va a tener comentarios pero por probar… ¡Y que comentéis que os ha parecido el escrito!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: