La hija de la criada (Barbara Mutch)

la-hija-de-la-criada

 

 POSIBLES SPOILERS

 

Estamos en los años veinte, en Sudáfrica y conocemos a Cathleen Harrington, una joven que abandona su Irlanda natal para casarse con su prometido, al que no ve desde hace cinco años.  Su matrimonio no será como ella había esperado y se vuelca en sus dos hijos, Rosemary y Philip.  Se traslada a vivir a Cradock House, que se encuentra en Karoo un lugar muy desértico en el que nunca llueve, y sabemos de sus sentimientos por el diario que lee su sirvienta Ada, quién parece sentirse más unida a ella de esa manera.

De hecho la protagonista del libro es la propia Ada, quién sirve junto a su madre en la casa. Ella es feliz sirviendo a la familia Harrington, leyendo el diario de su señora Cathleen y subiéndose encima del baúl de los juguetes del hijo pequeño de los señores, para poder llegar a la ventana y poder ver la ciudad. Cathleen y su hijo siempre tratan bien a Ada y su madre. Para la señora Cathleen, las dos criadas son como de la familia, pues conoce a la madre de Ada desde que llegó a Sudáfrica y vio nacer a Ada.  De hecho Ada se llama igual que la hermana que Cathleen dejó atrás en Irlanda. A través del diario de Cathleen, Ada se va sintiendo más unida a ella. Cathleen a su vez enseña a Ada a tocar el piano y a leer. El señorito Phil, el hijo pequeño de los Harrington, también la trata muy bien y siempre le responde a las cosas que ella desconoce. No obstante, Rosemary es una niña terca y egoísta que solamente le da órdenes y el señor Harrington pasa de ella.

Pero Cathleen le enseñará a leer y a tocar el piano y la joven Ada se refugiará en la música. Así mismo Cathleen verá en ella a la hija que le hubiese gustado ver en Rosemary. Pero todo se tuerce cuando llega la guerra y Phil, tiene que ir a luchar. Ada no se da cuenta entonces que él estaba enamorado de ella y cuida de él cuando este vuelve traumatizado y herido.

Y la primera sorpresa que me llevé con el libro, no me esperaba para nada ese final para el personaje.

Las cosas se tuercen bastante cuando Ada queda embarazada (lo que le pasa me lo imaginaba desde el principio pero no por ello da menos rabia) y tiene que dar a luz a una hija mulata en un país en el que persiguen a la gente por tener el color de piel diferente. En pleno apartheid ella tendrá que criar a su hija llena de pobreza, limitaciones y privaciones. Además de tener que aguantar desprecios de parte de los que creía que eran como ella, tendrá que ser fuerte y sobrevivir. De nuevo es la música la que la salva, consiguiendo empleo en un colegio como profesora de música.

Pero la amistad con su señora Cathleen perdurará, hasta el punto que ella quiere que vuelva a casa y ambas mujeres se ayudarán la una a la otra.

Me ha gustado muchísimo, han habido dos cosas que no me esperaba en absoluto y cuando pasa lo de Dawn quise tirar el libro por la ventana, cómo en “El lado bueno de las cosas”. Se hace ameno y me encanta el afán de superación y de aprendizaje de Ada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: