Tomates verdes fritos (Fannie Flagg)

 

Otra portada de película, algún día la veré xD

Este es uno de esos libros que siempre ha estado en mi casa y que nunca me había leído. El título me daba curiosidad pero nunca me llamó especialmente leerme el libro. Pero el otro día no sabía que leer y lo vi en la estantería y me dije, ¿Por qué no?

Posibles spoilers cómo siempre a continuación:

Evelyn Couch es una mujer de cuarenta años algo deprimida que va a visitar a su suegra junto a su marido a una residencia de ancianos. Un día se escabulle y conoce a Mrs. Threadgoode, una anciana que le irá contando poco a poco la historia del pueblo dónde creció durante la Gran Depresión, sobretodo de dos chicas llamadas Idgie y Ruth.

A partir de ese momento tienes que estar muy atenta en qué año estás porque sino te pierdes un poco. En un momento estás en el 1930 y te descuidas y estás en el 1940 y en el siguiente capítulo en el 1986 de nuevo para volver al 1929.

El libro es un poco lioso con esto de los años (aunque es lo de menos) pero sobretodo con tanto personaje  y yo había muchas veces (incluso cuando lo iba a acabar) que no sabía quién era quién o al menos con quién estaba emparentado. Pensé varias veces en apuntármelo en un papel e ir con el papel a todas partes para enterarme pero cómo el libro me daba pereza, más me daba apuntar los parentescos.

Y el semanario de Dot Weems no me ha gustado nada.

En cambio he de reconocer que el personaje de Idgie me ha gustado, al menos es la que más interés me despertaba, me encanta el momento en el que le gritó al marido de Ruth que o dejaba de pegarla o le mataba y cómo siempre ambas se quisieron.

Aunque eso no ha hecho que el libro me encante, me costó muchísimo avanzar las doscientas primeras páginas y se me hacía aburrido, quizá sobretodo porque a veces no me enteraba de algunas cosas.

Evelyn me caía mal y un poco más y su comida sale del libro, todo el día comiendo que está esta mujer.

Mención especial al momento en que Mrs. Threadgoode le cuenta a Evelyn que llevaba tiempo sin ser capaz de darle un hijo a su marido y de repente un día estaba en la iglesia y pensaba en lo “maravilloso” que sería ascender a los cielos con Jesús y traerle a casa un angelito” (palabras textuales) y de repente un rayo de luz la atravesó”. Y ale, se quedó embarazada.

Es lo que la señora cree obviamente pero tenía que mencionarlo.

También exagerada Evelyn cuando iba por allí imaginando que cambiaba el mundo haciéndose pasar por Towanda.

Y me han vuelto a recordar que el tomate es un fruto y no una verdura… Y yo sigo sin saber si creerlo.

Al final el libro cuando avanzaba no costaba tanto de leer (los capítulos son muy cortos) pero me daba tanta pereza avanzarlo que he tardado muchísimo en acabarlo, a parte que no me he encariñado con los personajes, ni siquiera con Idgie que es la que más me gustaba.

 

¡El final del libro más sorprendente del mundo! ¿A qué no podíais vivir sin saber que acaba con recetas de cocina?

¡El final del libro más sorprendente del mundo! ¿A qué no podíais vivir sin saber que acaba con recetas de cocina?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: