La isla de las mil fuentes (Sarah Lark)

Cuando  me estaba leyendo la trilogía de “la nube blanca” de la misma autora, mi madre se leía este libro y me decía que cuando acabase la trilogía, me pusiese a leer este. Pero al acabar dicha trilogía me puse a leer otro libro de otro autor, no me apetecía en ese momento seguir leyendo a esta autora a pesar de que me había dejado una grata impresión.

Pero el siguiente libro que empecé no me acabó de atrapar y finalmente decidí hacer caso a mi madre a ver que me parecía.  El libro que dejé descansando lo sigo teniendo en la mesita y lo acabaré porque no me gusta dejar libros a medias.

Posibles spoilers a continuación:

Estamos en 1729 y Nora Reed es la hija de un comerciante en Londres que está completamente enamorada de un empleado de su padre. Simon, su enamorado vive en la más absoluta miseria porque tiene que hacerse cargo de las deudas de su padre y enviar dinero a su hermana. A pesar de todo, Nora sueña con viajar con él a algunas de las colonias como Jamaica, Barbados o isla Cooper y se imagina construyendo una cabaña cerca de la playa y viviendo con Simon en ella.

La joven vive de sueños y está totalmente convencida que su padre aceptará la unión en cuanto Simon pida su mano.  Sin embargo todo se tuerce, pues el padre de Simon no acepta la petición cuando esta se produce y Simon no acudirá al trabajo al día siguiente. En realidad lleva tiempo arrastrando un largo resfriado y no puede levantarse de la cama. Nora se enterará e irá a verle, vivirá en el barrio pobre dónde él vive, en una sucia y barata habitación que en realidad es más una buhardilla y le cuidará durante la enfermedad hasta que Simon morirá en sus brazos, a pesar de que ella hace todo lo posible por evitarlo.

Por cierto una de las cosas que más me han sorprendido y que yo no sabía es que en esa época la gente se empolvaba el cabello.

No me dio tanta pena la muerte de Simon porque en la sinopsis del libro ya te spoilean con eso de “Tras la muerte de su primer amor, Nora la hija de un comerciante…”  

Nora se sumirá en una larga tristeza hasta que conoce a Elias Fortnam, un hombre más mayor que ella que tiene una plantación de caña de azúcar en Jamaica. Cuando Elias pide su mano, Nora acepta porque cree y siente que así podrá ver lo que ella y Simon siempre habían anhelado y vivirá los sueños de ambos.

En Jamaica, Nora conocerá la vida de los esclavos quiénes no tienen ningún derecho y se desloman cada día trabajando bajo la amenaza del látigo, con solamente un día de fiesta (Navidad) y en unas condiciones pésimas. La vida de los esclavos es miserable, las mujeres que se quedan embarazadas suelen abortar para no tener hijos y darles una vida de esclavitud.  Nora, con unos pocos conocimientos de medicina de cuando Simon estaba enfermo (sobretodo gracias al doctor que había en el barrio con el que se cartea después para intercambiar remedios y demás) se dedicará a asistir a dichas mujeres sin delatarlas a su marido y a curar heridas frecuentes, muchas producidas en accidentes con los machetes que los esclavos utilizaban para cortar la caña de azúcar.

Hay un esclavo que está enamorado de ella (o más bien obsesionado) y quiere “poseerla” cueste lo que cueste. Nora tiene muy presente aún el recuerdo de Simon, aunque se acabará enamorando del hijo de su marido. No obstante todo empeora cuando los cimarrones (esclavos libres que viven en las montañas y que de vez en cuando atacan las plantaciones de caña de azúcar matando a los hacendados y sus familias y que suelen dar cobijo a esclavos fugitivos)  atacan la plantación de Elias y matan a este último. Aunque Elias se merece morir, pues se abusaba de esclavas niñas. Normalmente cuando los cimarrones atacan una plantación matan a todos los inquilinos de la casa del backra  (que es como llaman los esclavos a su señor) pero Akwasi, el esclavo que está enamorado de Nora se une al ataque y anuncia que se llevará a Nora como rehén y que le pertenece.

Nora pasará unos años cautiva con los cimarrones y dará a luz una hija de Akwasi.  Incluso Doug Fortnam (hijo de Elias y de quién Nora está enamorada) se pensará durante mucho tiempo que está muerta y por eso no van a ayudarla. Conseguirá ser rescatada años después y estar presente en el tratado entre la Abuela Nanny, una mujer que también fue esclava y líder del pueblo de cimarrones dónde Nora estuvo atrapada, y el gobernador de la isla respecto a la situación de los esclavos.  Sí está dicho rápido y resumido.

Por cierto la Abuela Nanny existió de verdad.

El libro me ha gustado aunque me gustó más “En el país de la nube blanca”. La verdad es que poco sé de la historia de Jamaica.  He sufrido con la manera de tratar a los esclavos que no valen nada y cuando Akwasi le da latigazos y quiere cortarle el pie a Doug, aunque al final no se lo corta.

También pensaba que Akwasi no sería como acaba siendo ni Máanu, la doncella esclava de Nora quién está llena de odio contra su señora, pues cree que esta hechizó a Akwasi.

La parte que más me ha gustado es precisamente en la que Nora está presa entre los cimarrones y me daban ganas de coger del cuello a Akwasi.

Estoy convencida que el segundo libro va de la hija de Nora y Akwasi criada por esta y por Doug.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: