Quiero un suricata

Sí, el título de esta entrada es muy raro y la verdad es que llevo toda la semana preguntándome con qué puedo actualizar el blog. Así que esta entrada o será de los suricata o un batiburrillo de cosas.

Por supuesto eso de “Quiero un suricata” es metafórico, pues no puedo tener a uno de estos animalitos adorables en casa. Pero sí que quiero algún peluche o figurita de ese animal y cada vez que veo a un suricata me viene esa frase. Muchos en twitter me conozcan por ese hashtag.

¿Qué hago hablando de suricatas? No lo sé, la verdad. Pero a día de hoy es mi animal preferido o uno de los favoritos junto a los perros.  Cuando empecé a saber más de ellos o empezaron a gustarme, no había mucha gente que supiese de ellos y la mayoría tenía que buscar por google. La mayoría entonces decía: “¡Es Timón! ¡Hakuna matata!” o algo por el estilo.

Yo los conocí por unos documentales que hicieron hace tiempo en tv3, canal de Cataluña.

Pero, ¿Cómo són los suricatas? También llamados suricato (¡prefiero suricata!) son mamíferos que viven en África y cavan madrigueras para dormir. Son muy amistosos y curiosos y  la alimentación de estos animales es muy variada, comen muchos insectos pero también escorpiones hasta incluso algún pequeño reptil, pájaros o pequeños roedores. Leí una vez que incluso se han llegado a comer serpientes pequeñas. Mientras buscan comida, otros miembros de la familia vigilan alertas en esa pose tan característica que tienen.

Porque quizá la pose sobre sus dos patas es cómo más se conoce a los suricata. Desde esa posición vigilan por si aparece algún depredador y avisan a la manada. Entre sus depredadores más comunes se encuentran las águilas y los halcones.

Por otro lado ya se acerca la Navidad, este año casi no me he dado cuenta y cómo quién no quiere la cosa ya la tenemos encima. De hecho casi no me doy cuenta de no ser por las luces de los balcones de las casas.

Aaaah y me estoy leyendo otro libro de Sarah Lark. En realidad había empezado uno de otro autor que no tiene nada que ver pero se me está haciendo muy pesado y lo he dejado aparcado (¡No abandonado!) un poco.

En otra entrada ya os hablaré de él cuando me lo acabe.

¿No son lo más adorable que habéis visto en vuestra vida?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: