Campos de fresas

Nunca me ha importado si un libro tiene cien o mil páginas, creo que lo que importa de un libro es que te enganche y no lo dejes abandonado porque no puedas con él. No sé a qué viene esto pero el otro día lo hablaba con una amiga y me ha venido a la cabeza, además que parece que últimamente me ha dado por leer novelas ligeras.

Bueno a lo que nos ocupa. Anoche me acabé otro libro de Jordi Sierra i Fabra y he de decir que me encanta este autor. A parte de los libros que comenté en el blog, ya me he leído varios más de él y nunca me decepciona. Tiene una forma de escribir que te hace sentir a los personajes, se vale mucho del diálogo sin tocar tanto la descripción pero veo que consigue una empatía enseguida con dichos personajes.  Puedes meterte de lleno en las historias que reflejan la realidad de la historia que estás leyendo.

“Campos de fresas” es un libro de esos que lees en un suspiro, de más o menos doscientas páginas y me ha gustado mucho. Lo veo más juvenil que otros libros del autor pero está muy bien, creo que consciencia y que todos los jóvenes, sobretodo esos adolescentes que salen cada fin de semana de fiesta y viven por esas fiestas, deberían leerlo.

En fin vamos a lo que vamos que me enrollo. Estamos en los noventa más o menos y nos encontramos con que una joven llamada Luciana, de dieciocho años, ha quedado en coma por ingerir una pastilla. Vemos lo culpables que se sienten sus amigos, que la coaccionaron a tomarla, pues aunque ellos también tomaron, no les ha pasado nada. Su novio buscará por todos  lados cómo hacerse con otra pastilla igual a la que ella tomó para ayudar a que Luciana mejore su estado, pues no saben todas las sustancias que tenía esa pastilla y con otra igual, los médicos podrían ayudar a recuperar a la chica.

Me gusta que en el libro también se trate la bulimia, por medio de una amiga que ha dejado de luchar y parece estar abandonada a la enfermedad y encuentra fuerzas al saber que su amiga está en coma.

Y llama la atención como se habla en el libro de jóvenes que se tiran todo un fin de semana sin dormir y sólo les interesa la fiesta, beber, ingerir cosas… Sigo sin entenderlo y sigue pasando hoy en día.

Los títulos de los capítulos son movimientos de ajedrez, pues la chica en coma era muy buena jugadora. Aunque yo tardé bastante en darme cuenta.

Además dichos capítulos son extremadamente cortos, otra cosa que caracteriza a los libros de Fabra.

Luciana me ha recordado un poco a Roc de Pulseras Rojas cuando expresa lo que siente y no pueden oírla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: