Escrito

Aquí os dejo un escrito corto mío, a ver que os parece.

 

Para la mayoría de los niños estudiar es la cosa más aburrida y fastidiosa del mundo. Ir al colegio se convierte en una rutina obligada, una rutina de la que quieren desprenderse para pasarse el día jugando a la consola, en el ordenador o simplemente al fútbol en la calle. Matemáticas, ¿Para qué sirven?  Se pasan el día haciendo cálculos, contando aquello, y eso otro. Problemas que no tienen sentido.  Dictados en los que algunos descontarán faltas. Redacciones, estudiar los animales y los mapas de España y de otros lugares más lejanos.

Pero no todo en la escuela es aburrido.

Un equipo en gimnasia para jugar a algún juego. El patio: risas, bromas y hacer esa media hora eterna. El momento de comer el bocadillo es el más esperado y maravilloso de todos. Momentos felices dentro de la rutina, inmersos en un compañerismo único. Por eso cuando han pasado unas vacaciones, en el fondo de sus corazones están deseando volver. Volver a ver a sus amigos. Los alumnos disfrutan los unos con los otros sin darse cuenta que tanto con su propia felicidad o con el momento más triste de todos, convierten el día a día de alguien como ellos en un infierno.  Alguien que se convierte en una persona afligida y distante. Serio como un adulto con una coraza que le separa de ellos.

El marginado.

Así le llaman. O quizás le llaman raro, ¿Será tal vez el caramono? O quizás el niñato de mierda.

Ellos olvidarán los insultos pero él los recordará por el resto de su vida. Ellos se preguntarán: ¿Por qué  tenemos que hacer los ejercicios solos? ¿Podemos hacerlo juntos? A veces el profesor accederá y entonces se emparejarán e intentarán solucionar los problemas unidos.  El intentará que no se fijen en que está allí, como un mueble más e intentará seguir solo con sus deberes.  El profesor le juntará con alguien y entonces el bajará la cabeza deseando que los trabajos en grupo desaparezcan para siempre.

Los mismos que le ignoran son los que le han hecho así. Ellos se preguntan, ¿Por qué no habla? Y cuando lo hace se sorprenden y vuelven a decirse que es tonto. Nada más dice tonterías, o deja una frase a medias y vuelve a bajar la cabeza. A veces nada más que hacen bromas y él como una víctima empieza a llorar. Le piden que no se lo diga al profe, ellos no han hecho nada al fin y al cabo.

El se pregunta: ¿Por qué no les hablo más? ¿Por qué no soy como ellos? ¿Por qué no me miran? Es débil y diferente.

Tienen razón cuando le dicen que es un llorón. 

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. therwis
    Jun 12, 2011 @ 10:50:05

    La crueldad de los niños, que a la mínima que hagan algo “raro” le crucifican como si fuera la cosa más grave del mundo.

    A mí tampoco me gustaban los trabajos en grupo ¬¬

    Me gusta

    Responder

    • huellasenlaspaginas
      Jun 12, 2011 @ 10:55:45

      ¡¡A mi tampoco!! Odiaba trabajar en grupo y como era tímida nunca sabía que aportar y claro decían : “esta no hace nada”. La verdad es que me acordaba mucho de mi con el escrito este porque yo actuaba igual que el niño al que insultan. Gracias por leerlo, que me hace ilusión 🙂

      Me gusta

      Responder

  2. Sergio Arnau Arandiga
    Jun 20, 2011 @ 18:43:54

    Desgraciadamente es una realidad en nuestra sociedad actual, yo mismo lo sufrí cuando era más pequeño. Ahora, con 17 años, sigo viendo lo mismo hacia otras personas, me parece indignante.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: