Siempre hay un comienzo

La verdad es que ya he tenido otros blogs antes que este pero ninguno me ha durado demasiado, los he acabado abandonando. Pero después de que el último estuviera en “blogspot”, he decidido probar suerte con “wordpress”, a pesar de no dominarlo mucho.

Aquí hablaré de películas, libros, canciones, e incluso quizá alguna cosa de mi vida personal.

Y tal vez podría empezar con ello ahora, dejando una parte de mi ser en esta primera entrada, dejando que de algún modo podáis comprenderme aunque apenas sepais de mi y os quede un buen recuerdo.

De pequeños queremos ser muchas cosas y pensamos que tan solo con decirlas en un futuro, que se nos antoja lejano, pueden hacerse realidad. La inocencia de la infancia nos ciega y cada día es una aventura más. Las máximas preocupaciones consisten en entregar los deberes a tiempo o en que no te riñan tus padres. Imaginamos como será  nuestra vida. ¿Era yo diferente? Yo quería ser todo y nada.

Quería ser cantante, aunque mi voz no me acompañase, soñaba con ser veterinaria, peluquera… ¿Cuántas niñas han soñado con serlo? ¿Y cuántos niños desearon ser bombero, policía o futbolista? Yo pensaba que sólo con desearlo, podría lograrlo.

Pero de algún modo siempre supe que había algo que muy pocos han podido experimentar y eso me hacía sentir diferente. No recuerdo cuál fue el primer libro que leí. Ni tan siquiera podría decir con seguridad cuándo tomé por primera vez un lápiz entre mis dedos. No puedo recordar darme cuenta que mis ideas podían fluir en una hoja de papel, tan solo pensándolas. Es como si toda la vida lo hubiera hecho.

Y me gustaba, me sigue gustando.

Yo no soy especial, de hecho siempre me ha costado realizar tareas que podrían resultar fáciles para los demás.

Y aunque me daba cuenta de que mis compañeros de clase no se dedicaban a leer y mucho menos a escribir, me costó reconocer que lo que hacía podía gustar y  provocar diferentes sensaciones en las personas. Ver que un escrito mío puede lograr que alguien se emocione, que se le inunden los ojos de lágrimas… me llena el corazón de alegría y orgullo.

Nunca sabes si escribirás algo digno de ser contado, pero tan solo dejando que las palabras aparezcan y tomen las riendas, dejándote llevar por esta sensación de libertad que es escribir, te das cuenta que merece la pena correr el riesgo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: